Nutrición

Semillas de Chía

Con cinco veces más calcio que la leche, tres veces más hierro que las espinacas y más antioxidantes que los arándanos, dos veces más fibra que la avena, más proteína que ninguna otra semilla y más potasio que el plátano, las semillas de Chía son un superalimento que sin duda deberías incorporar a tu dieta, si es que no lo has hecho ya.

Para consumirlas, debes hidratarlas primero añadiéndoles un poco de agua, leche de coco o almendras y dejándolas en remojo durante mínimo 15 min. Las semillas de Chía absorben hasta diez veces su peso en agua, por lo que veremos que pasados los 15 min éstas se han convertido en un gel. Este gel, rico en fibra, facilita el proceso digestivo, regula nuestra flora intestinal y crea una sensación de saciedad que nos ayuda a controlar el hambre, por lo que son ideales para ayudarnos a controlar nuestro peso.

Gracias a su sabor parecido al de la nuez podemos incorporarlas a zumos de frutas naturales, leches, batidos o cualquier plato.

Fuente rica en Omega 3

Las semillas de chía tienen siete veces más ácidos grasos Omega 3 que el salmón que como ya sabemos, nos ayuda a mantener nuestras articulaciones sanas y a reducir los niveles de colesterol en sangre.

Una cucharada al día es más que suficiente para notar sus beneficios, además es un producto económico que hoy en día puedes encontrar en cualquier herboristería.