Movilidad

El movimiento y el sistema de movilidad

La movilidad enseña a las personas cómo moverse de manera correcta en todas y cada una de las situaciones de la vida diaria previniendo y eliminando cualquier tipo de dolencia física. Los ejercicios de movilidad permiten mantener la posición correcta para realizar un ejercicio físico intenso creando mejores atletas y ayudándoles a entender y solucionar comunes y prevenibles pérdidas de capacidad de torsión, fuerza y potencia.

Mejora el rendimiento dando las herramientas necesarias para eliminar restricciones físicas que impiden alcanzar el potencial máximo. Con la práctica continuada se desarrolla el control-motor y se consigue el rango de movimiento necesario para realizar cualquier cosa en cualquier momento.

En estos momentos atravesamos una época de mejora en el rendimiento humano. Disfrutar de una buena condición física ya no está limitado a unos pocos. En los últimos años hemos experimentado un gran salto en calidad y productividad dentro del mundo de la condición física y cada día más personas disfrutan de ella. Esta diferencia viene marcada por cuatro factores que han dado lugar a la nueva edad de oro en el rendimiento físico humano:

  1. Internet y los modernos medios de comunicación nos permiten compartir y contrastar ideas y resultados.
  2. Hay un intercambio interdisciplinario de teoría y práctica sobre el movimiento humano. Todo el mundo comparte el mismo diseño básico y estructura corporal. Los hombros de todo el mundo funcionan de la misma forma. La forma en la que organizas tus hombros para sentarte en la posición de Loto es la misma en la que debes organizarlos cuando trabajas con un ordenador.
  3. Vivimos una época en la que está creciendo el interés por el cuerpo, empezamos a dar más importancia a nuestro estilo de vida, nuestra nutrición y nuestros hábitos deportivos para mantener nuestros cuerpos en la mejor forma posible. Todo el mundo, puede medir cada aspecto de su rendimiento y biología con poco esfuerzo y coste. Si quieres saber cómo afecta el café de la tarde a tu calidad de sueño, puedes averiguarlo al igual que si, por ejemplo, quieres saber si tienes altos los niveles de colesterol. La bomba ha estallado, la revolución biológica personal, está aquí. Hablamos de un valiente nuevo mundo que no está dispuesto a esperar décadas o sufrir múltiples operaciones de rodilla o ataques de corazón para descubrir que está corriendo mal, comiendo mal y entrenando mal.
  4. Evolución en el entrenamiento de fuerza y acondicionamiento. Aparece Crossfit, un programa de fuerza central y acondicionamiento físico, inteligentemente estructurado que combinado con la movilidad, da a la persona que lo practica, un completo rango de movimiento en articulaciones, extremidades y tejidos, gracias a su sistema de entrenamiento combinado de acondicionamiento metabólico, gimnasia y levantamiento de pesas y lanzamiento. Cada día hay más gimnasios de Crossfit por todo el mundo. Estos centros son como laboratorios dónde millones de personas usan un lenguaje común de movimientos y modelos de entrenamiento, nuestra generación está viviendo el experimento más grande de medición del rendimiento humano de la historia del mundo. Hemos sido capaces de reemplazar viejos patrones por movimientos efectivos. No necesitamos elevar de pierna recta para evaluar el rango de movimiento de los isquiotibiales, solo necesitamos demostrar que somos capaces de recoger algo del suelo mientras mantenemos nuestra columna organizada (en otras palabras, un peso muerto).

El modelo inicial de fuerza y acondicionamiento físico fue diseñado por el simple hecho de que si eras fuerte serías mejor en el deporte elegido. Por supuesto, esto no es verdad. De hecho, las lesiones de ligamento anterior cruzado en niños, continúan creciendo. Según estudios, siete de cada diez personas, se lesionan alguna vez en su vida por correr de forma inadecuada. 

En el pasado, era difícil entender los matices de las pobres técnicas utilizadas por los deportistas. Anecdóticamente, el básquet es el deporte más peligroso que un hombre de mediana edad puede practicar. ¿Por qué? Porque es muy difícil detectar movimientos erróneos mientras están jugando. Para prevenir estas lesiones, necesitamos una herramienta que nos haga visible lo invisible. Necesitamos traer a los deportistas a nuestro laboratorio (nuestro gimnasio) para asesorarles en los patrones de movimiento, antes de que la catástrofe ocurra.

Exponiendo a los deportistas a los rigurosos movimientos locomotrices de rango completo, seremos capaces de identificar de forma rápida las carencias de fuerza, capacidad de torsión, una mala técnica o una activación motriz ineficiente. Lo mejor de todo, es que la herramienta que usamos para detectar y prevenir lesiones es la misma herramienta que necesitamos para mejorar el rendimiento atlético. El síndrome de la mediana edad: “desgarro del tendón de Aquiles” es mucho menos probable si exponemos el tobillo del deportista regularmente a movimientos de rango completo como pistols o sentadillas de arranque.  Pero hay más aparte de esto. Este completo y moderno sistema de fuerza central y acondicionamiento físico no sólo ha llegado a ser la forma más completa para testar el rendimiento atlético y diagnosticar disfunciones y movimientos ineficientes, ha creado también, un lenguaje universal de movimiento humano. Si entiendes los principios que rigen todos los ejercicios de fuerza central y acondicionamiento (Crossfit) y puedes aplicarlos en un ambiente de bajo riesgo (como un gimnasio), podrás también aplicarlos a las diversas actividades de la vida, deportes, baile, juegos…en cualquier momento y en cualquier lugar.

Toma la sentadilla como ejemplo. Una sentadilla no es un movimiento  llevado a cabo sólo en los gimnasios sino es la forma como los seres humanos bajan el centro de gravedad. Puedes comenzar conectando los puntos entre la seguridad, posiciones estables practicadas en el gimnasio y los movimientos que tú realices fuera del gimnasio. Por ejemplo, si entiendes como organizar tu columna y estabilizar tus caderas y hombros correctamente mientras realizar un peso muerto o un Clean, tendrás el ejemplo perfecto para recoger algo del suelo. Si entiendes como crear un tronco tenso neutral y generar torsión en una barra cuando realizas una dominada, no tendrás problemas si aplicas los mismos principios cuando tengas que trepar un árbol.

El problema es que si tú solo trepas arboles, puede que sea imposible saber si lo haces de la forma más segura y eficiente (con tronco y hombros estables) a menos que también hagas dominadas de forma correcta. En otras palabras, es mucho más difícil identificar si alguien se está moviendo de una forma estable y segura cuando trepa un árbol que cuando realiza una dominada en el gimnasio aunque ambas actividades compartan los mismos principios fundamentales del movimiento. Por lo tanto, el gimnasio es un lugar seguro y controlado en el cual podemos enseñar y establecer estos conceptos universales con los que reducimos la probabilidad de sufrir lesiones.

Además, la idea de crear un lenguaje de movimiento común basado en los principios de la fuerza y el acondicionamiento físico, es para ser capaces de movernos entre “la gente debe entrenar en gimnasios” y “la gente debe entrenar en gimnasios porque la posición vertical sobre las manos, fácilmente enseña la estabilidad y organización de los hombros y acaba con la misma posición final que el Jerk”. Este lenguaje universal de movimiento humano es fácilmente entendible tanto para los coach como para los atletas ya que es fácil de contar y testar cambios midiendo cada evolución en el gimnasio. Esto es precisamente por lo que medimos la capacidad de trabajo, la potencia, el peso, las repeticiones y el tiempo.

Personas brillantes han malgastado vidas enteras desarrollando sistemas que nos ayudan a entender cómo y por qué los seres humanos nos movemos de la forma que lo hacemos y tenemos enfermedades. ¿Funcionan estos sistemas? Por supuesto que sí. Funcionan a varios grados y con distintas aplicaciones. ¿Debemos descartarlos? No, por supuesto que no. Pero existe una importante desconexión entre nuestros antiguos modelos de movimiento humano y nuestra actual forma de entender cómo maximizar el potencial físico humano.