Movilidad

Importancia de la estabilidad en la zona media

A lo largo de la historia, pensadores avanzados han insistido en la importancia de apretar el abdomen para estabilizar el tronco. Una columna vertebral estable, bien organizada, es la clave para moverse con seguridad y eficacia y maximizar la fuerza a través de la transmisión de ésta hacia los motores principales, las caderas y los hombros.

A pesar de esto, la columna vertebral sigue siendo el eslabón más débil. Esto se debe que es posible generar enormes cantidades de fuerza en una mala posición sin consecuencias negativas inmediatas evidentes. Ésta, por otra parte, puede ser una elección consciente por ejemplo para un levantador de pesas que opta por curvar la espalda para romper el récord mundial en peso muerto. Él sabe muy bien que está coqueteando con una posible lesión, pero que está dispuesto a asumir el riesgo a cambio de la recompensa.

Para la mayoría de los atletas, sin embargo, el riesgo no vale la pena. Moverse de forma incorrecta, especialmente en el gimnasio, no sólo aumenta la susceptibilidad a las lesiones, sino que desarrolla y refuerza una mecánica defectuosa del cuerpo que se convertirá en lesión en el momento en que llevemos a cabo un movimiento complejo dentro o fuera del gym. El hecho de no estar en forma no justifica una mala postura con hombros caidos cuando estamos sentados en la silla del ordenador.

Lamentablemente, las personas no somos conscientes del daño que estas malas técnicas o posturas causan a largo plazo. Lógicamente, nunca hariamos esto si sintiesemos dolor cada vez que estamos en una postura inadecuada. Podemos realizar el peso muerto con la espalda curvada y sentarnos en la silla del ordenador con el cuello curvado y los hombros caidos durante un largo tiempo hasta que un dia ya no podemos y las pequeñas molestias pasan a convertirse en hernias discales y fuertes dolores.

Aprender a colocar la columna vertebral en una buena posición elimina una de las mayores amenazas para el ser humano: una lesión en el sistema nervioso central (SNC). En caso de sufrir una lesión de menisco, todavía podrias puede correr, tal vez no sea del todo agradable, pero podrias seguir adelante con tu vida. Si la hernia es de un disco o de una articulación facetaria, por el contrario, se acabó el juego. El sistema mecánico humano entero gritará y comenzará un largo y duro proceso de curación.

Una columna vertebral desorganizada dará lugar a compromisos mecánicos. Por ejemplo, vemos con regularidad atletas a los que parece como si hubiesen acortado los isquiotibiales. Lo que hemos descubierto es que si nos limitamos a organizar la columna vertebral de un deportista su rango de movimiento mejora al alza en un 50 por ciento. Es por ello que le damos prioridad a la estabilización de la línea media y una buena mecánica de movimiento sobre técnicas de movilización , ya que lo que a menudo se ve como musculatura apretada es realmente sólo el cuerpo intentando proteger el sistema nervioso.

Las molestias de los hombros y las rodillas pueden provenir de un tronco inestable. Piensa en el tronco y la columna vertebral como el chasis para los motores principales de las caderas y los hombros. Si la columna vertebral está en una mala posición, la cadera no estará estable y es imposible que las rodillas, tobillos u hombros estén en una correcta posición. Una vez más, es por eso que fijamos el posicionamiento de la columna antes de intentar corregir los problemas de dejidos en hombros o caderas: Nunca vas a arreglar esos grandes motores si el chasis está roto.

Así que no importa lo que pase en tu hombro, codo, rodilla o tobillo, si se trata de un asunto de control motor o movilidad: nunca serás capaz de solucionar el problema si la columna está fuera de lugar.

En conclusión, es necesario tener un plan consciente para inmovilizar la columna en una posición neutral. Debemos aprender paso a paso a colocar nuestra columna en la posición adecuada y practicarlo diariamente en cada uno de los movimientos hasta que esta nueva postura correcta se grave en nuestro cerebro. De esa manera, cuando estés cansado, asustado, o bajo estrés, tu patrón motor por defecto será el mismo: una posición vertebral neutral y estable.