Entrenamiento

El Core o zona media

La clave para romper tus marcas personales en el gimnasio es el Core.

El cuerpo es una casa. Coloca la casa encima de una base sólida y se mantendrá fuerte y alta durante décadas. Ponla en una base inestable y la casa se derrumbará.

El core es una palabra en inglés que significa núcleo o centro, se utiliza para nombrar toda la zona muscular que envuelve el centro de gravedad de nuestro cuerpo, es el cilindro compuesto por los músculos del tronco y las uniones con las extremidades (hombro y cadera). El Core es nuestra faja abdominal, podríamos decir que seria como nuestro corsé, formado por músculos. Éste núcleo es un componente clave en la construcción de un cuerpo fuerte, tanto en salud como para atletas, ya que al realizar la mayoría de movimientos tanto deportivos como cuotidianos se utiliza la musculatura del Core.

Diferentes autores incluyen diferentes músculos, pero en línea general se coincide que está formado por los abdominales, oblicuos, musculatura profunda de la columna, musculatura lumbar, flexores y extensores pélvicos y los glúteos.

Su principal función es la de estabilizar el cuerpo y en particular la columna vertebral. Esto es realizado a través del trabajo en conjunto de los músculos que lo componen. Todo movimiento saludable debe contar con tener a la columna vertebral en una posición neutra (natural) y estable respetando sus curvaturas normales. Por esto resulta fundamental e imprescindible el trabajo del Core tanto para la salud como para el rendimiento deportivo.

¿Qué implica tener un Core estable y fuerte?

  • Mejora la habilidad de controlar la posición y el movimiento del tronco sobre la pelvis y las piernas lo que nos posibilita un movimiento más fluído y controlado.
  • Brinda una óptima producción, transferencia y control de la fuerza y el movimiento hacia las extremidades. Esto implica que a mayor estabilidad del core, mayor producción de fuerza.
  • Permite mejorar nuestra habilidad de mantener a la columna vertebral en una posición saludable durante cualquier movimiento que estemos realizando.
  • Incrementa el balance y el equilibrio. Reduce el riesgo de lesión.
  • El entrenamiento del core resulta fundamental y trae numerosos beneficios tanto para la salud como para el rendimiento deportivo.