Blog

Lesiones más comunes en running

Acumular kilómetros en las piernas y hacerlo sin la técnica adecuada conlleva un coste elevado para el atleta de fondo.

Hoy en día, correr es una de los deportes más populares. Todo el mundo sin excepción conoce a alguien que corre carreras. Las cifras impresionan y pero las de las lesiones de los corredores también ya que dos de cada tres corredores se lesionan cada año. El motivo principal de estas lesiones es la aplicación de una técnica inadecuada. A esto se suma el acortamiento de tendones y la fuerte contracción muscular que se produce con el impacto.

Las lesiones más comunes en el running son:

Sindrome del piriforme

Es una afección en la que el músculo piriforme, ubicado en la región de las nalgas, tiene espasmos y causa dolor en la zona de las nalgas. El músculo piriforme también puede irritar el nervio ciático que está cerca, y causar dolor, entumecimiento y hormigueo a lo largo de la parte posterior de la pierna y en el pie (similar al dolor de ciática). Se desconocen las causas exactas el síndrome del piriforme. Las posibles causas incluyen:

- espasmos musculares en el músculo piriforme, ya sea por irritación del mismo músculo piriforme o por irritación de una estructura cercana como la articulación sacroilíaca o cadera

- contracción muscular en respuesta a una lesión o espasmo

- inflamación del músculo piriforme debido a lesión o espasmo

- sangrado en el área del músculo piriforme

Tirón en la ingle

Se produce como resultado de una rotura en las fibras de los músculos abductores interiores. Entre las principales causas de este padecimiento estan el no calentar correctamente, sobreuso muscular o una lesión directa causada por una caída o trauma y retomar la actividad demasiado pronto después de haberse lesionado.

Tirón en los isquiotibiales

Hay tres músculos que discurren por la parte posterior de la pierna, desde el muslo hasta la rodilla —el bíceps femoral, el semitendinoso y el semimembranoso— que ayudan flexionar la rodilla y a extender la cadera. Conjuntamente, reciben el nombre de músculos isquiotibiales. Una distensión de isquiotibiales, también conocida como tirón de isquiotibiales, ocurre cuando uno o más de estos músculos se estiran o distienden demasiado y se empiezan a desgarrar.

Es más probable sufrir una distensión muscular si:

- se hace un calentamiento demasiado breve

- los músculos ya se encuentran tirantes o agarrotados

- los músculos están cansados o si se han utilizado demasiado

- el tiempo de recuperación entre las sesiones de entrenamiento no es suficientemente largo

- los músculos son débiles

Tirón en el gemelo

La rotura fibrilar en el gemelo consiste en una contracción muy brusca del gemelo que puede ocasionar desde una contractura hasta una rotura de fibras completa. La sensación al sufrir esta lesión es como recibir una pedrada en el gemelo. La causa principal de la pedrada de gemelo o rotura de fibras es una contusión o sobreesfuerzo del músculo. Normalmente ocurren cuando el músculo excede su fuerza por ejemplo ante una parada brusca o saltar.

Hernia discal

Desplazamiento de uno de los discos intervertebrales que produce rigidez de la columna vertebral y compresión de la médula o de las raíces nerviosas. Las hernias discales son muy dolorosas y suelen producirse en la región lumbar. El proceso de envejecimiento y el deterioro general de la columna vertebral pueden aumentar las posibilidades de desarrollar una hernia de disco. Las actividades repetitivas o una lesión de la columna vertebral también puede causar una hernia de disco.

Sindrome banda iliotibial

Consiste en la irritación de la región lateral de la rodilla provocada por el deslizamiento repetido entre el tendón de la banda iliotibial y el epicóndilo externo del fémur.

Es típico que comience de forma gradual, limitando el tiempo de carrera. El dolor aparece normalmente a partir de unos diez o quince minutos y no mejora al ir avanzando el tiempo, sino que suele incapacitar para la continuación del entrenamiento. Suele empeorar cuesta abajo y a ritmos bajos, porque el roce es mayor y hay más tiempo de contacto entre cintilla y epicóndilo en esas situaciones. Factores favorecedores son la pronación y dismetría de miembros inferiores, el acortamiento muscular de flexores de cadera y músculo tensor de la fascia lata y la debilidad de los abductores y glúteos.

Tendinitis en el tendón rotuliano

La rodilla de saltador, también conocida como tendinitis rotuliana o tendinopatía rotuliana, es una inflamación o lesión del tendón rotuliano, un tejido similar a una cuerda que une la rótula a la tibia (hueso de la espinilla). La rodilla de saltador es una lesión por sobrecarga (movimientos repetidos que causan irritación o daño en los tejidos en determinada zona del cuerpo como los que se producen al saltar de forma reiterada, correr sobre superficies duras, etc). Especialmente si se hace con un calzado inadecuado que no amortigua suficientemente el impacto del cuerpo sobre el suelo.

Tendinitis tendón Aquiles

El tendón de Aquiles se encuentra en la parte posterior del pie, justo encima del talón. Conecta el talón con los dos músculos de la pantorrilla y ayuda a nuestros pies a avanzar hacia delante cada vez que damos un paso. Cuando el tendón se hincha o se irrita debido a su uso excesivo, se puede desarrollar una afección dolorosa denominada tendinitis de Aquiles.

La tendinitis de Aquiles es una lesión muy frecuente entre los corredores. Pero también puede darse en jugadores de baloncesto, bailarines y personas que someten a sus pies a tensiones fuertes y repetidas. Puede ser muy dolorosa.

Calambres

Técnicamente, un calambre es un espasmo muscular involuntario (habitualmente una contracción). A diferencia de las contracturas, el calambre es ocasional, no permanente. Se produce en los músculos de contracción voluntaria y aunque no son graves son muy dolorosos. Los músculos que atraviesan dos articulaciones suelen ser los más afectados como los gemelos y los isquiotibiales.

No se conoce a ciencia cierta cual es la causa del calambre. Se barajan diferentes teorías, de las cuales la más popular dice que los calambres musculares tienen su origen en la deshidratación o en el desequilibrio hidroelectrolítico. 

Fascitis plantar

En la planta del pie hay una gruesa franja de tejido conjuntivo denominada fascia plantar. Es un tendón que conecta el hueso del talón (el calcáneo) con la parte anterior del pie. Cuando la fascia plantar se irrita y se vuelve dolorosa debido al uso excesivo, esta afección se conoce como fascitis plantar. La fascitis plantar a veces puede confundirse con el espolón calcáneo, que es una lesión diferente que cursa con síntomas similares.

La fascitis plantar es una causa habitual de dolor de talón en corredores, bailarines y atletas que practican deportes que implican correr y saltar frecuentemente.